universal encabezado 2

‘Autotune’: así suena el siglo XXI

1517593406 662880 1517593407 250494 noticia normal recorte1

Rihanna, durante su actuación en la última gala de los Grammy el pasado 28 de enero. KEVIN MAZUR (GETTY)

De Rihanna a Kanye West o Bon Iver. Así han convertido las estrellas planetarias del pop una simple tecnología de afinación en una apuesta estética que distorsiona la voz y aspira a poner banda sonora, entre robótica, alienada y melancólica, a nuestro tiempo

XAVI SANCHO

El 12 de julio de 1979, estaban citados en el estadio Comiskey Park de Chicago tanto los fans del equipo de béisbol local, los White Sox, que se iban a enfrentar a los Detroit Tigers, como todos aquellos que odiaban la música disco. Una campaña de una radio local había convocado a los verdaderos devotos del rock más auténtico. La idea era que trajeran un vinilo de algún artista de música disco que odiaran especialmente. Todos esos plásticos serían destruidos en un aquelarre festivo y reivindicativo que lograba jugar en dos ligas a la vez: la de lo lúdico y la del etnicismo. Se esperaba que acudieran unas 25.000 personas, unas 5.000 más de las que atendían regularmente los partidos de los White Sox aquella temporada, que no estaba resultando especialmente fructífera —este equipo no ganó unas series mundiales entre 1917 y 2005—, pero al final fueron casi 50.000 los que se citaron en el estadio. La cosa acabó en caos. Al día siguiente, los promotores del evento consideraron el destrozo un éxito. Nile Rodgers o Gloria Gaynor, epígonos de la música disco, lo calificaron de vergüenza. La década de los ochenta dio la razón a los últimos.

Justo 30 años después de ese trágico episodio en la historia del rock, este diario publicaba en su sección de Cultura un artículo sobre la popularización entre las nuevas generaciones del pop y del hip-hop de un programa llamado autotune. Hasta entonces, este había sido casi en exclusiva utilizado para corregir defectos de afinación y su razón de ser radicaba en resultar casi indetectable al oído del humano medio. Pero a finales de la pasada década se había convertido en un instrumento más. Era la época del 808s Heartbreak, de Kanye West, ese disco de lamento grabado casi por completo con este programa modificando la voz del rapero de Chicago. Se recordaba constantemente que el One More Time, de Daft Punk, y el Believe, de Cher, fueron los dos singles pioneros en el uso del autotune como un efecto retórico e intrusivo, no corrector e invisible. De hecho, cuando a Cher le colocaron el efecto en el lantó y dijo que sobre su cadáver iban a cargarse aquello tan simpático. Ganó Cher.

IMPRESCINDIBLES

‘Autotune’: así suena el siglo XXI

Kanye West

The Life of Pablo (2016)

En 2008, el rapero llevó el autotune a sus propios límites. Ocho años y dos discos después, retomó el programa para integrarlo de forma maravillosa en este gran disco, acaso el ejemplo más perfecto de uso del cacharro en un largo de hip-hop.

Bon Iver

22, A Million (2016)

La evolución de Bon Iver ha sido de las más peculiares y exitosas de los últimos años. De cantautor desenamorado de cabaña a llevar la modernidad a cuestas sin perder un ápice de senito y credibilidad. Este disco es un desparrame de confeti digital y autotune.

Rihanna

Anti (2016)

Aún no sabemos si en directo canta o no, pero, la verdad, cada vez nos importa menos. Sobre todo, si a estas alturas es capaz de despachar discos tan notables como este. Tras servirse de autotune para esconder sus limitaciones, aquí lo celebra para exhibir sus obsesiones.

Frank Ocean

Blond (2016)

En su quinto álbum, Frank Ocean, gran voz de la música negra actual, se rinde a las bondades robóticas del programa. Se confirmaría más tarde que no este no fue un flirteo temporal: en ‘Chanel’, el single lanzado en 2017 por el cantante, hay autotune a lo loco.

C. Tangana

Ídolo (2017)

El primer gran disco de ruptura entre lo que fue y lo que es el rap español es el debut en una multi de este madrileño. El uso de autotune está bastante logrado y el hecho de tener canciones le eleva por encima de sus coetáneos, al menos hasta que llegue Bad Gyal.

En 2009, 11 años después de la edición del exitoso single de la diva, el autotune se había universalizado tanto que un célebre crítico musical lo calificó como “el punto definitivo de ruptura en la historia del pop”. Ese mismo año, Jay-Z le había declarado la guerra al invento en un tema titulado ‘DOA’ (siglas en inglés que significaban “muerte de autotune”). Estaba claro que, a diferencia de la música disco, aquello no iba a durar y que, por fin, los guardianes de la autenticidad tendrían esa victoria que se les venía negando desde la llegada del punk. Pues no. Nada de eso sucedió. Hoy el autotune no solo sigue existiendo, sino que se ha hecho ubicuo en casi todas las músicas surgidas estos años, “En el hip-hop moderno se ha usado y se sigue usando mucho. Con los nuevos géneros, el trap, rhythm and blues y sucedáneos, se utiliza sobre todo por la metodología DIY (hazlo tú mismo) de los productores en cuestión”, apunta Diego Fernández, director de DJ Magazine. “Dadas las herramientas actuales y su precio, más o menos razonable, cualquiera con ganas puede componer un tema con un portátil desde el sofá de su casa. Y esto incluye la voz, aunque no sepas cantar ni tengas voz para ello; se le pasa una buena dosis de autotune y solucionado. En la electrónica es más de lo mismo, depende del género, se usa en mayor o menor medida, pero normalmente se suele dar en ritmos latinos y con bastante poca calidad”.

La noticia sobre este programa es que ya no hay noticias sobre este programa. “Puedo estar de acuerdo con algunas de las críticas que se hicieron al anterior uso que se le dio”, apunta el periodista británico Tom Ewing. “Podemos utilizar una metáfora relacionada con el mundo de la moda: si una maniquí aparece en la portada de una revista photoshopeada para parecer más delgada y tú te enteras de eso más tarde, el efecto que te provoca es muy distinto al que puedes tener al verla maquillada y peinada de forma fabulosa. La gente que odia el autotune lo compara con el Photoshop, pero en realidad es a la voz lo que ese maquillaje y ese peinado fabulosos son a la modelo”. Del mismo modo que surgen nuevos maquillajes, nuevos productos de peluquería y se desarrollan nuevas tendencias y estilos en la forma en la que las personas se acicalan y tratan de proyectar una versión estética de sí mismas acorde con los tiempos que corren, la música también puede hacer lo mismo. Como escribía Ryan Bassil en Vice hace un par de años, el autotune “refleja de mejor forma lo que sucede en el pop actual que todos esos vocalistas que utilizan su talento para canibalizar estilos del pasado. El autotune es una tecnología sincera, aunque impersonal, y es capaz de mostrar emociones a través de filtros digitales. Eso sí, debes saber escribir canciones para utilizarlo, si no en vez de un cantante de éxito sonarás como un robot con falta de oxígeno”.

“Tienes que saber escribir canciones para usarlo. Si no, sonarás como un robot al que le falta el oxígeno”

“No se trata solo de sonar mejor. También se usa para sonar así, autotuneado. Ahora mismo es sinónimo de “cantar” para muchos artistas. No sabemos si llegará un momento en el que se cansen. Evidentemente, a las nuevas generaciones no les importa nada, y mejor para ellos”, apunta el dúo barcelonés de pop Hidrogenesse citando la falta de prejuicios de las nuevas generaciones como elemento clave para explicar la casi universalización del asunto. ¿Realmente los fans de C. Tangana o Yung Beef —en ‘Me perdí en Madrid’, recién estrenado single de adelanto de su mixtape A.D.R.O.M.I.C.F.M.S.4, el granadino parece utilizar el autotune incluso antes de empezar a cantar— se escandalizarían si escucharan a sus ídolos sin autotune? Igual no. Eso sí, los de artistas más veteranos como Paulina Rubio o Enrique Iglesias se tirarían de un balcón. Alex, del combo hip-hop Diploide, uno de los que poseen un discurso mejor armado de la escena española actual, coincide: “Las nuevas generaciones, además de desprejuiciados, sí, son seres de luz que se ponen orejas y nariz de animalitos para salir más monos en las aplicaciones esas de los móviles. Y además creo que son tan listos o tan tontos como los de otras generaciones como para apreciar cuándo es importante que alguien cante bien y con un gran registro o cuándo el valor de una canción está en otras cosas. Nosotros hemos usado poco el autotune. Donde es más evidente es en una canción que se llama ‘La balada’. Personalmente, me ha aportado poco, pero a Niño, el productor del grupo, no le gusta cómo canto y lo metió ahí para poder soportar escucharme. Eso sí, autotune me gusta desde el Believe de Cher hasta el último single de Bad Gyal”.

“No se trata de sonar mejor, sino de sonar así. Ahora mismo, para muchos artistas es sinónimo de cantar”

Autotune no es para todos los oídos ni tampoco para todos los artistas. Una cosa es el uso que de él hayan hecho raperos como T-Pain o Lil’Wayne o divas del pop como Lady Gaga, Miley Cyrus o Rihanna. Y otro muy distinto es que un tipo como George Strait decida que hay que llevar el autotune al country, o que Chris Cornell o Alice Cooper, en un momento de desubicación vital, pensaran que debían utilizarlo para ganar ciertas credenciales de modernidad. O que un desalmado decidiera que era buena idea autotunear a Beach Boys, acaso la banda con las más puras armonías vocales de la historia del pop. Por otra parte, es curioso cómo el indie, recientemente despreciado por su falta de conexión con la realidad, haya abrazado con bastante buen tino este producto, como puede escucharse en discos de Poliça, Bon Iver, Dirty Projectors o Vampire Weekend.

Como prueba definitiva de su consagración universal y ecuménica, baste recordar que estuvo muy presente en la última entrega de los Grammy, tanto por la cantidad de artistas sospechosos de haberse servido de autotune para maquillar su falta de afinación (Lorde, Bruno Mars, U2) como por quienes lo han interiorizado como un instrumento más dentro de su propuesta musical (Migos) o incluso por ambas cosas casi a la vez (Kesha). Todas estas aproximaciones más o menos exitosas a la estética autotune conviven con otras que aún son fieles a su origen primigenio —se comenta que Ariana Grande no puede pedir ni un taxi sin su ayuda y que Billy Joel se sirvió de él para cantar el himno estadounidense en una Super Bowl—, convirtiendo su papel en la música actual en fiel reflejo de lo que es la sociedad en que vivimos: un maldito lío.

 

Fuente: EP

0
0
0
s2smodern

facebook   twitter   instagram    googleplus  

2684999
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos Los dias
224
3038
9285
2637973
83411
161657
2684999

Tu IP 54.198.205.153
2018-09-20 01:33


facebook   twitter   instagram   googleplus  



© 2015 Copyright Universal Prensa. All Rights reserved.