universal encabezado 2

Dominicanos podrían escoger a un candidato anti-dominicano

Robert Jackson

Por Martha Gómez

Profesora universitaria

El candidato a senador estatal Robert Jackson, sin lugar a dudas, es un enemigo jurado de la comunidad dominicana en Washington Heights. Él tiene un amplio historial que documenta las decisiones tomadas en contra de la comunidad dominicana, en contubernio con otros miembros de la antigua junta de educación y apoyadas por el entonces superintendente Anthony Amato. He aquí algunas de las peores decisiones tomadas por el Sr. Jackson en contra de nuestra comunidad.

1.      Se opuso a que la junta nombrara a  Miladys Báez como Superintendente del Distrito 6. La Sra. Báez, quien probablemente es la figura más relevante entre los líderes educativos dominicanos, es en la actualidad vicecanciller de las escuelas de la ciudad. O sea, que ella no era suficientemente buena para dirigir las escuelas del Distrito 6, pero resultó que, de acuerdo con las autoridades actuales, está capacitada para ser la jefa de todos los superintendentes de la ciudad. Ustedes se imaginan la figura emblemática e inspiradora que esta mujer hubiera sido en  esos años para los padres y los estudiantes dominicanos de este distrito. Es una pena que Jackson no tuviera visión de comunidad y votara en contra de esta brillante educadora dominicana.

2.      En una decisión imperdonable, Jackson votó en contra de que en el Distrito 6 se estableciera un Curriculum sobre la Historia y Cultura Dominicanas. Jackson es un profesional universitario, y estoy  seguro que tomó una materia llamada Estudios Étnicos porque es una clase obligatoria para todos los estudiantes universitarios del país. En esa clase se destaca el origen racial y cultural de los estudiantes y las contribuciones que sus ancestros, en este caso los  afroamericanos han hecho en este país, las cuales yo sé que han sido muchas. Entonces mi pregunta para él es la siguiente: ¿cuál es la razón que motiva un voto negativo para que nuestros estudiantes también conozcan sobre su origen y la importancia de su cultura? Otro fallo garrafal de Jackson, y al mismo tiempo un ataque innecesario a nuestra comunidad.

3.      Votó en contra de proclamar  las escuelas del Distrito 6 con los nombres de figuras históricas dominicanas. O sea, se opuso a  Gregorio Luperón, Salomé Ureña, Las Hermanas Mirabal y Juan Bosch. Juan Pablo Duarte se salvó de su antidominicanismo rabioso  porque esa escuela se bautizó con el nombre del padre de la patria antes de que él llegara a la junta escolar. Eso hubiera sido parecido a que Arturo Ortiz o Milagros Méndez se hubiesen opuesto a que se bautizara una escuela con el nombre del Rev. Martin Luther King Jr. Se imaginan ustedes el revuelo que semejante decisión hubiera causado en la comunidad afroamericana. No creo que él tampoco se hubiera dado el lujo de oponerse a bautizar una escuela con el nombre de Adam Clayton Powell o Malcolm X. Entonces, ¿qué ganaba Jackson haciendo una oposición injusta en contra de nuestra comunidad y de nuestros héroes y personalidades importantes?

4.      Ayudó a nombrar a un individuo sin cualificación como Jefe de Personal del Distrito, sólo porque le convenía momentáneamente al entonces superintendente Anthony Amato.  Varios ex-miembros de la junta me confirmaron que este señor, aún sin tener credenciales para ocupar el puesto, se la puso  difícil a mucha gente buena de la comunidad.

Para muestra sólo basta un botón. Una sola de estas decisiones aberrantes debe ser suficiente para que le pasemos factura a Jackson el próximo 13 de septiembre. Creo firmemente que ningún miembro de esta sociedad: latino, blanco o afroamericano debe permitir que se elija a un candidato que en el pasado ha usado el poder como punta de lanza para imponer decisiones educativas a las cuales él les impregnó una marcada connotación racial y política. Odiamos tener que sacar a relucir estos aspectos negativos de la personalidad del Sr. Jackson, pero él solo decidió asumir estas posiciones evidentemente perversas, reñidas con la moral, las buenas costumbres, la confraternidad humana y el respeto al derecho de los demás. Por supuesto, que durante este proceso eleccionario tendrá que afrontar las consecuencias de sus actos. ¿Cómo vamos a votar por un candidato que insinúa que la comunidad a la cual aspira representar podría estar ligada a la corrupción?

0
0
0
s2smodern

facebook   twitter   instagram    googleplus  

2518794
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos Los dias
1723
4732
26874
2460619
78863
127187
2518794

Tu IP 54.224.220.72
2018-08-17 08:52


facebook   twitter   instagram   googleplus  



© 2015 Copyright Universal Prensa. All Rights reserved.