universal encabezado 2

Brett Kavanaugh, el juez que trabajó con Bush y en el ‘impeachment’ a Clinton

1531169499 058242 1531189315 noticia normal recorte1

Donald Trump habla con Brett Kavanaugh y su familia en el acto de la Casa Blanca ALEX BRANDON AP

El designado para la vacante en el Supremo tiene estrechas conexiones con el mundo conservador pero algunos republicanos lo han considerado demasiado moderado

JOAN FAUS

Washington/ Pocos conocen mejor los entresijos judiciales de Washington que Brett Kavanaugh, el elegido por Donald Trump para la plaza vacante en el Tribunal Supremo. El jurista, de 53 años, encarna al establishment judicial conservador y tiene estrechos lazos políticos. Fue asistente de Kenneth Starr, el fiscal independiente que investigó una operación inmobiliaria de Bill Clinton que acabó derivando en 1998 en un proceso de impeachment (destitución) contra el presidente demócrata. También trabajó para la campaña del republicano George W. Bush en el polémico proceso de recuento de votos en Florida en las elecciones de 2000 y después fue asesor del presidente en la Casa Blanca. Desde 2006, es juez federal de apelaciones en la capital estadounidense.

Al anunciar la noche del lunes su designación, que debe ser confirmada por el Senado, Trump elogió las “credenciales impecables” de Kavanaugh y lo describió como “una de las mentes legales más aguda de nuestro tiempo”. El jurista, que estuvo acompañado por su esposa y dos hijas en el acto en la Casa Blanca, se declaró “agradecido y humilde”. Subrayó que la independencia judicial es la “joya de la corona” de Estados Unidos y prometió tener una “mente abierta en cada caso”.

Sus declaraciones tenían un claro destinatario: los senadores que deben decidir en las próximas semanas si aprueban su designación para un cargo vitalicio y desde el que puede alterar el rumbo social del país durante décadas. El perfil de Kavanaugh, por su conexión con el mundo republicano, garantiza que el proceso de votación será tormentoso. No era la elección preferida por el líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, porque Kavanaugh tiene un extenso bagaje político y de decisiones judiciales que sin duda los demócratas tratarán de usar en su contra. Por ejemplo, cuando Bush lo nominó en 2003 para la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia, los demócratas se quejaron de que era un candidato demasiado partidista.

Kavanaugh, que estudió Derecho en la Universidad de Yale y que también ha sido asesor en el Supremo, es un juez de creencias conservadoras. Por ejemplo, ha hecho una interpretación amplia del poder ejecutivo de un gobernante, ha defendido el derecho a portar armas y se ha mostrado crítico con algunas proteccionistas medioambientales. Pero no se sitúa en un extremo ideológico. Por ejemplo, algunos republicanos han criticado que sus decisiones en asuntos relacionados con la sanidad y aborto no son suficientemente conservadoras. Ese perfil puede jugar a su favor porque puede atraer el voto de republicanos moderados y a demócratas que en noviembre optan a su reelección en Estados ganados por Trump en las elecciones de 2016.

Kavanaugh nació en Washington de una familia de licenciados en Derecho. Es hijo único y estudió en un colegio jesuita. Su madre fue profesora en un colegio público de la ciudad y también juez en un condado cercano a Washington. Su padre trabajó en una asociación comercial. Sus dos progenitores acudieron al evento de este lunes en la Casa Blanca. Kavanaugh es un apasionado del deporte y hace de entrenador de baloncesto de los equipos de sus hijas.

El temor de grupos progresistas es que un nuevo magistrado, más conservador que Anthony Kennedy, el juez que deja la vacante en el Supremo, pueda mostrarse contrario a la sentencia de 1973 que legalizó el aborto. Kavanaugh, que es católico, puede avivar ese miedo. Recientemente, votó en contra de la decisión del juzgado de apelaciones de Washington de permitir abortar a una inmigrante indocumentada menor de edad que estaba bajo custodia policial.

Otro asunto que puede perseguirle es su papel en el impeachment a Clinton. Entonces defendió una interpretación legal amplia para tratar de destituir al presidente, lo que podría volver a hacer ahora en caso de que Trump pueda sufrir un hipotético proceso de impeachment por la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016.

 

Fuente: EP

0
0
0
s2smodern

facebook   twitter   instagram    googleplus  

2386967
Hoy
Ayer
Esta Semana
Semana Pasada
Este Mes
Mes Pasado
Todos Los dias
3769
3720
16704
2336373
74223
171101
2386967

Tu IP 54.81.244.248
2018-07-18 22:17


facebook   twitter   instagram   googleplus  



© 2015 Copyright Universal Prensa. All Rights reserved.